Español

El Consejo Superior del Poder Judicial deplora la deformación de un proceso en curso ante la justicia

 El Consejo Superior del Poder Judicial (CSPJ) deploró, el lunes, la deformación de los datos relativos a unos procesos en curso ante la justicia y el lanzamiento de campañas mediáticas destinadas a transmitir a la opinión pública datos incorrectos o truncados, así como la explotación de mala fe de la confidencialidad de las investigaciones judiciales presentando informaciones contrarias a la verdad de los expedientes ante la justicia.

En reacción a un comunicado de Amnistía Internacional titulado “Acción urgente para la liberación del periodista Omar Radi”, el CSPJ indica que esto afectaría a la reputación de la justicia y debilitaría la confianza en sus decisiones, y llamó a “Amnistía Internacional” a abstenerse de ingerirse en sus decisiones y veredictos.

El Consejo reafirma, en un comunicado, que seguirá decidido a cumplir su deber constitucional que consiste en proteger la independencia de la justicia y preservarla contra cualquier injerencia en sus decisiones, instando a los magistrados a aferrase a su independencia, a no ceder a las influencias de ninguna fuente, a basarse en sus veredictos únicamente a la ley y a los principios de justicia y equidad y a respetar los derechos de las partes y favorecerlas todas las condiciones de un juicio justo.

El Consejo subraya que el comunicado emitido por la ONG, mediante el cual lanza un llamamiento internacional para ejercer presión sobre las autoridades marroquíes con el fin de obtener la liberación de este periodista, contiene varias alegaciones que atentan contra la independencia de la justicia, dan la impresión de una injerencia del Gobierno e incitan a influir en sus decisiones.

En su comunicado, Amnistía presentó también de forma exagerada algunos procedimientos judiciales normales y se refirió a ciertos acontecimientos de manera caricaturesca, vinculando el juicio de la persona en cuestión con su profesión de periodista, contrariamente a las realidades contenidas en los expedientes judiciales”, destaca el CSPJ.

En lo que respecta al intento de influir en la justicia y atentar contra su independencia, el CSPJ indica que el comunicado de Amnistía está viciado por un flagrante ataque a la independencia de la justicia, incitando a dirigir intensos llamamientos para presionar al jefe del Gobierno marroquí con el fin de obtener la liberación de Omar Radi, omitiendo que con este acto, ignora que la justicia en Marruecos es independiente del Gobierno en virtud del artículo 107 de la Constitución, que nadie está autorizado a interferir en los veredictos de los magistrados y que el CSPJ garantiza, en virtud del artículo 109 de la Constitución y del artículo 2 de la ley orgánica del Consejo, la preservación de la independencia de la justicia y la prohibición de cualquier influencia sobre los magistrados en sus veredictos.

El comunicado, mediante el cual la ONG incita a ejercer presión sobre el jefe de Gobierno, presenta una versión de los hechos contraria a la realidad, imaginando el transcurso del juicio del interesado al margen de la ley, con el fin de suscitar la simpatía de la gente y reunir el mayor número posible de llamamientos para utilizarlos en su presión mediática sobre la justicia, haciendo caso omiso de las medidas y procedimientos jurídicos que rigen la acción de la justicia y las disposiciones de las convenciones internacionales relativas a una justicia equitativa que enmarcan el procedimiento judicial en Marruecos y que son, exclusivamente, el marco legítimo en los juicios de los enjuiciados y en los que se basan los tribunales para absolverlos o inculparlos, precisa el CSPJ.

De este modo, agrega, un tal comportamiento es indigno de una asociación de derechos humanos que pretende defender los derechos y las libertades legítimas de las personas y de los grupos, ya que incita a las autoridades ejecutivas, por una parte, y a los individuos, por otra, a ejercer presión sobre la justicia para liberar a un individuo en detención preventiva en el marco de su juicio ante un tribunal independiente del Gobierno, neutral y que no tiene ninguna relación con las afiliaciones políticas o ideológicas de los partidos, gobiernos, parlamentos u otras instituciones u organizaciones.

Así, el Consejo recuerda que la defensa de los derechos humanos no puede hacerse influyendo en la justicia y tratando de debilitarla, sino más bien apoyando su independencia y confiando en ella.

Y, contrariamente a lo que se ha transmitido en el comunicado de Amnistía, prosigue el CSPJ, el juicio en curso contra Omar Radi no tiene ninguna relación con sus escritos periodísticos, sino más bien con su acusación de violación y atentado al pudor con violencia sobre la base de una denuncia presentada por una mujer, por una parte, y de un atentado a la seguridad exterior del Estado a través de contactos directos con agentes de una autoridad extranjera con miras a perjudicar el estatuto diplomático de Marruecos, por otra parte.

Se trata de crímenes de derecho público estipulados en el Código Penal marroquí y son investigados independientemente por un juez instructor del Tribunal de Apelación de Casablanca conforme a la ley que garantiza a la persona en cuestión todas las condiciones para un juicio justo, deplora el CSPJ, agregando que la ley estipula también la confidencialidad de la investigación durante este período. “En consecuencia, y en el respeto a la presunción de inocencia garantizada al acusado, el Consejo subraya que se abstiene de aclarar los hechos de este caso en esta fase”.

Según el CSPJ, Omar Radi había comparecido anteriormente ante la justicia en dos ocasiones, la primera vez por un tweet en su cuenta personal en el que había amenazado a un magistrado e incitado a su agresión a causa de una sentencia que había dictado, y la segunda por un altercado en el que había estado involucrado, en estado de embriaguez, con uno de sus amigos por una parte y con otra persona por otra, durante el cual hubo un intercambio de violencia.

En todos estos casos, ni la condición de periodista de la persona concernida, ni sus escritos y las investigaciones periodísticas que había publicado tienen relación con sus juicios anteriores o actuales. “Es por eso que el Consejo se sorprende de la persistencia del comunicado de Amnistía en centrarse en la labor periodística del acusado sin ninguna justificación”.

Por otra parte, el Consejo observa que el comunicado de “Amnistía” se ha dedicado ampliamente a mencionar ciertos detalles ordinarios en los procedimientos judiciales, considerándolos como abusos en materia de derechos humanos, en particular cuando se refiere a la convocación de Omar Radi en varias ocasiones por los servicios de la policía judicial para la investigación, cuando se trata de procedimientos normales en diversos sistemas judiciales, en los que los sospechosos pueden ser citados varias veces para la investigación de diversos hechos.

En cuanto a Omar Radi, todas las investigaciones a las que fue sometido fueron registradas en los actas que contiene el expediente, y serán objeto de un control judicial durante las próximas etapas, concluye el comunicado del CSPJ.

اترك تعليقاً

مقالات ذات صلة

إغلاق